Urbanismo tarda dos meses en tramitar un expediente de ruina e incumple las medidas de seguridad





La portavoz socialista Carolina Gracia ha denunciado esta mañana frente al Colegio Público Miguel Hernández “el vallado insuficiente y la tardanza desde urbanismo” en tramitar el expediente por el que se ha declarado el estado de la vivienda situada enfrente como “ruina inminente”, un paso imprescindible para poder acometer la demolición de la misma. Gracia ha explicado que desde Policía Local se giró visita de inspección por una denuncia vecinal a mediados de noviembre “en ese momento ya tuvieron que precintar y vallar este espacio que como ven afecta además al paso de peatones que se encuentra a la puerta del centro, dando traslado al área de Urbanismo para que se derribase cuanto antes, ya que como aseguran en su informe, la cercanía a un centro escolar aumenta el peligro”, sin embargo, tal como ha asegurado Gracia, el área de urbanismo no solicitó informe municipal hasta dos meses después.


Desde el Grupo Socialista califican esta tardanza como “grave, pero por desgracia demasiado habitual en Orihuela”, sabemos que los procedimientos son los que son y que a veces no se puede aunque quieran actuar más rápido, pero en esta ocasión no sirve ese argumento “el estado de abandono de la vivienda es conocido por los años que lleva así, pero no podemos olvidar que este tramo diariamente es transitado por menores y adolescentes que acuden tanto al Colegio como al Instituto Tháder y que lleva vallado de esta forma desde hace casi tres meses, invadiendo la acera y el paso de peatones”. Gracia además ha mostrado el documento de la resolución que firma el edil de urbanismo el 21 de enero y ha asegurado “en esta resolución se cita literalmente parte del informe del arquitecto municipal que tras inspeccionar la vivienda, asegura que las medidas de seguridad que hay actualmente son insuficientes, ya que la mayor parte del tiempo están en el suelo, provocando que se pueda acceder al interior de la misma”.


Carolina Gracia ha exigido al actual edil de Urbanismo “dado que el plazo que se les ha dado a los propietarios está próximo a concluir y desde el Ayuntamiento se ha valorado la demolición en unos 11.000 euros si no cumplen, pedimos que no vuelva a darse más demora y se encarguen los trabajos cuanto antes”. Desde el PSOE además exigen que hasta que puedan llevarse a cabo las obras de derribo “no se obvien las recomendaciones hechas por el arquitecto y se aumente la seguridad de la zona con elementos más resistentes”.